Inicio > Elecciones 2008, Opinión, Varios > El color de la Navidad es el rojo… y yo soy un rojo peligroso

El color de la Navidad es el rojo… y yo soy un rojo peligroso


Ya es Navidad, o eso dicen en la tele. Y yo que pensaba que Navidad era el 25 de Diciembre. Ilusos somos.

Un año más, “tenemos” que comprar regalos, “tenemos” que comprar comida y “tenemos” que salir en Nochevieja, nos apetezca o no, porque cómo vamos a quedarnos en casa. Lo mismo de todos los años.

Pero esta vez hay algo distinto a los anteriores. Las navidades políticas, que vienen marcadas por las próximas elecciones generales. Se han cambiado las promesas del Gobierno en materia económica para el próximo año en función del miedo al IPC que tiene la población, por las promesas de los dos partidos mayoritarios, que han entrado en una lucha de “yo bajo los impuestos más que tú” con el afán de buscar el voto centrista, ese pequeño grupo que decidirá quién gana, pero que tampoco es tan grande como para otorgar una mayoría absoluta por sí mismo.

Mientras, todos los que no estamos en el centro nos convertimos en radicales según algunos medios. Pues si ser de izquierdas y creer en una sociedad mejor es ser radical, lo soy. Dejemos que PSOE y PP se tiren los trastos a la cabeza y peloteen a un pequeño grupo, y sigamos preocupándonos por el bienestar del conjunto de la sociedad. Eso sí, luego oiremos que la gente se queja cuando, tras tanta bajada de impuestos, la calidad de los servicios a la ciudadanía disminuya. O quizá no nos quejemos, que nos estamos acostumbrando a tener menos y peor.

Mientras, seguiremos poniendo árboles y belenes, colgando horribles muñecos de las ventanas (los colgaba yo del pescuezo) pensando que así somos más originales (“he sido de los 25 primeros de mi comunidad de vecinos en colgarlo, oiga”), comprando turrones y mantecados para llorar su ingesta de cara al verano y gastando dinero en cosas que no nos sirven para nada porque “en Navidades hay que hacer regalos”.

Y no se preocupen, que yo también haré algún regalo que otro, pero porque termina un ciclo y empieza otro, no por las Navidades (qué limpia se queda mi conciencia así, ¿verdad?).

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: