Inicio > Internacional, Opinión > De héroes y demonios

De héroes y demonios


El Rey es un héroe y Zapatero un gentleman, porque pusieron en su sitio al demonio Chávez. Algo así es lo que dicen los medios. He intentado evitarlo, pero tenía que opinar sobre el tema.

Si navegamos por la red de redes, vemos que en los medios españoles las opiniones de los internautas tienden a esta conclusión, aunque hay quien defiende a Chávez por haber sido elegido democráticamente. Creo que hay que poner unas cuantas cosas en su sitio y tratar de ser objetivos.

-Chávez fue elegido democráticamente por su pueblo, siendo incluso seguidas las elecciones venezolanas por observadores extranjeros.

-Cierto es que ha habido líderes elegidos democráticamente que luego han resultado ser algo así como poco deseables, por decirlo de forma políticamente correcta. Entre estos ejemplos he podido leer a los Hitler o Fujimori, aunque también me vienen a la cabeza los Bush y Putin. En el momento en el que una persona alcanza el poder, siempre va a tener la oportunidad de dejarse llevar y utilizarlo en su provecho o en el provecho de sus “amigos”.

-La política de Chávez será elogiable para unos y despreciable para otros, pero será el tiempo el que nos dirá si en su conjunto fue o no adecuada.

-Estoy de acuerdo en que la intervención del venezolano fue hecha de forma inapropiada y en un momento totalmente inoportuno, cuando se estaba produciendo la intervención de otra persona a la que no dejaba hablar, pero esto no me lleva a considerar como héroe a aquél que le mandó a callar con unos modos propios de una taberna de mala muerte. La posible réplica era del Presidente del Gobierno español, no de un Jefe de Estado no elegido democráticamente que tiene un carácter poco más que institucional.

-En cualquier caso, era Bachelet quien tenía que poner orden, quien cometió el mayor error, permitiendo las interrupciones constantes del primero al segundo y la total salida de tono del tercero.

Conclusión: la imagen que se ha dado en Latinoamérica dista de ser positiva para unos pueblos que nos siguen viendo en parte como reductos de aquél imperio que pretendía conquistarles, mientras que en Europa seguimos creyendo ser la Razón y demonizamos a los diferentes. Ni el ciudadano Hugo ni en ciudadano Juan son héroes ni demonios, aunque la señora Bachelet debe haber dormido mal después de la que se ha liado por su pasividad.

Anuncios
Categorías:Internacional, Opinión
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: