Inicio > Opinión > Porqué la revolución de la mujer ha de empezar en el hombre

Porqué la revolución de la mujer ha de empezar en el hombre


Respuesta al artículo de Juan Carlos “La auténtica revolución, la de la mujer“:

Leo tu artículo y estoy de acuerdo en tu exposición, en esa necesidad no de cambiar las tornas, sino de que no haya lados enfrentados entre hombres y mujeres. En lo que no coincido tanto es en el punto de vista del machismo y la discriminación como una de las bases del capitalismo. Desgraciadamente, y recalco la calificación sobre todo para nosotros, los hombres, el machismo es mucho más antiguo del capitalismo, por lo que considero que es más una aceptación que un valor base.

El hombre en muchas ocasiones ha necesitado sentirse superior a los demás y, en los primeros pasos de pseudosociedad, en la que primaban las aptitudes físicas, el abuso sobre la mujer era una forma eficaz de alimentar ese ego de cazador. Con la evolución de la sociedad se han ido moldeando las formas, pero el contenido es el mismo: hay hombres que, por alimentar un ego o por disimular una serie de deficiencias, abusan de aquellos seres humanos que consideran más débiles que ellos. ¿Quién no ha conocido al típico matón que sin su pandilla no era nadie? Al final, suele ser más machista con su mujer que el empollón que fue a la universidad y se llevaba bien con todas sus compañeras.

Pero parémonos a pensar en el papel de la mujer en un hogar formado por un matrimonio con hijos. Un porcentaje muy elevado trabaja fuera de casa, aunque suelen aportar menos económicamente -es lo que tienen en un mundo laboral tan desigual-, pero luego tiran de la casa, de los niños, de su marido, de la economía del hogar… yo observo a muchas madres y pienso que, intelectualmente, sus maridos tienen la obligación moral de sentirse inferiores.

¿Y al final cuál es la realidad? Que tan capacitada como yo es una mujer de hacer mi trabajo, y tan capacitado como ella soy yo de llevar una casa. Lamentablemente, muchos hombres parece que no nos queremos dar cuenta de ello. Todas y todos tenemos una serie de habilidades como individuos que nos hacen mejores para unas cosas y peores para otras, pero no son habilidades propias de la forma de nuestras gónadas. Unas son innatas y otras aprehendidas. En nuestra mano está tomar y determinar las que se nos den mejor, independientemente de nuestro sexo. Los hombres somos los primeros que debemos hacer por cambiar la situación actual; ellas ya se han dado cuenta.

¿Y tú a qué esperas?

Anuncios
Categorías:Opinión
  1. 08/11/2007 en 14:18

    Estoy totalmente deacuerdo contigo, hay un “enemigo” que lleva siglos en la vida del ser humano… el machismo. Y aunque es un camino duro, se puede conseguir.

    Aprovecho y te doy las gracias por pasarte por mi blog y dejarme un comentario, aunque ahora mismo no sé quien eres… Soy nuevo, pero con muchisimas ganas de hacer cosas, jejeje

    Saludos

  2. Toni
    08/11/2007 en 15:20

    Pues por si no te acuerdas, soy el chico alto que iba con una camisa morada y una corbata amarilla que luego me quité (cosas del curro), el que estaba sentado en la parte central, delante del cartel grande (a tu derecha). Soy el que intentó animar a los grupos a escribir una presentación para la web. Yo no me quedé con tu nombre ayer, pero al ver tu foto en ILoveIU te he reconocido.

    Saludines

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: